Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 22 de agosto de 2013

EL PUEBLO DE MI AMADA

Aquí el agua todavía es un problema.
La energía se va cada vez que bosteza un trueno
Y la ceniza negra de los cañaduzales encendidos
Ensucia la ropa blanca tendida en las cuerdas de los patios.
Todavía se ven algunas zanjas putrefactas en las calles
Y varias casas tienen letrina.
El costoso pavimento y los andenes elegantes de ciertos barrios
Son las huellas pasajeras que dejó el capricho y la arrogancia.
La gente aprendió a odiarse por defender ideas absurdas
Que los convirtieron en esclavos de alto precio sin darse cuenta
Y a diario se enfrentan con sus “contrarios”
Porque no han querido entender a quiénes beneficia tanto veneno.
Se alaba a quienes ya no se merecen ni siquiera una maldición
Pues a todos los engañaron convenciéndolos de las bondades del odio.
Los padres mandan a sus hijos menores de edad a comprar licor y cigarrillos
Y todavía castigan a muchos de ellos con gruesos cables de planchas y estufas.
Los líderes comunales tienen precio y también son crueles y ambiciosos.
Y nadie denuncia en dónde venden la droga que está acabando con la juventud.
Todos hablan mentiras
Pero declaran mentiroso y loco a quien dice y demuestra la verdad.
Y ya mucha gente no se ríe con sus vecinos ni con sus familiares
Porque los pusieron a pelear entre ellos mismos
Al ponerles dinero en el anzuelo de sus pobrezas.
Porque en este pueblo el futuro es feliz y seguro
Sólo para quienes se lo roban todo y lo manipulan todo.
(Pero ella, mi amada, la que tanto quiero, vive aquí)

Poema del libro Tramos de Alfaguara, 
del poeta Villarricense Fernando Maclanil

No hay comentarios:

Publicar un comentario